Cualquiera que desea adquirir un producto a través de Internet quiere verlo antes de la compra. En este sentido, las fotografías de productos en Amazon tienen un gran valor, ya que sirven para mostrar el artículo, investigar su aspecto, el tamaño, las características, el color, la forma… Los productos de Amazon que aparecen reforzados por una imagen de calidad consiguen mayor índice de conversión.

Al margen de lo que dicte el sentido común sobre la calidad y pertinencia de las imágenes, se ha de tener en cuenta la política de Amazon con respecto a las características de las mismas, que no sólo tienen que ver con la calidad, sino con especificaciones más concretas como el tipo de fondo, cómo se ha de mostrar el producto, qué elementos puede o no contener, etc.

Amazon permite subir hasta 10 fotografías, entre la principal y las consideradas secundarias, con el objetivo de que el vendedor pueda mostrar las distintas características o elementos de un mismo producto. Es importante cumplir con las directrices que marca el marketplace para lograr un óptimo posicionamiento de los productos. Para ello, es buena idea contar con la ayuda profesional de agencias de marketing especializadas en SEO en Amazon.